Packaging Sostenible

¿Qué papel juega el packaging sostenible en los envíos sostenibles?

Ya todos sabemos que el comercio genera unas externalidades negativas que afectan al medio ambiente. En especial, la logística y el transporte de bienes traen consigo la contaminación y polución del aire.

Dado que a día de hoy no existe aún un sistema de transporte de mercancías verdaderamente sostenible ecológicamente y libre de cualquier emisión de gases u otras partículas contaminante, debemos atajar el problema desde otras perspectivas para ayudar a reducir el impacto negativo de nuestro consumo.

Es decir, a parte de apostar por sistemas logísticos y de mensajería más sostenibles, hay muchas otras pequeñas cosas que podemos hacer en nuestro día a día para empezar a construir un impacto positivo para el medio ambiente. En concreto, debemos repensar el packaging, que es muchas veces el gran olvidado en lo que a sostenibilización de los envíos respecta.

Por suerte, ya han empezado a surgir nuevos planteamientos para afrontar el problema que supone el packaging: hay cada día más actores en el mercado que apuestan por el packaging sostenible. Con materiales como cajas para los envíos biodegradables, reciclables, recicladas o reutilizables, así como pegamento y cinta no tóxicos y ecológicos, las opciones son muchas para conseguir hacer envíos más sostenibles. Además, muchos de los proveedores de estos tipos de packaging sostenible suelen ofrecer el reciclaje como servicio para maximizar la cantidad de residuos recuperados.

Cualquier embalaje ecológico debería cumplir una serie de características concretas con el fin de que se pueda considerar verdaderamente ecológico. Detallamos seguidamente los requisitos que debe cumplir el packaging para ser sostenible:

¿Cómo debería ser el packaging sostenible?

  • Reciclables

La inmensa mayoría de embalajes, a día de hoy, están fabricados con cartón. Éste es uno de los materiales que pueden ser fácilmente reciclables. Tanto es así, que muy frecuentemente los embalajes de cartón suelen estar compuestos por más de un 70 % de material reciclado. Tal cosa, facilita la circularidad del proceso productivo y evita el despilfarro de materias primas, a la vez que reduce enormemente los costes de producción.

  • Sostenibles

Como ya hemos dicho, al tratarse de embalajes fabricados a partir de materiales reciclables (idealmente, reciclados), se evita un gasto innecesario de materias primas en el proceso de fabricación, así como también se traduce en un ahorro energético importante, puesto que se necesita menos energía en su proceso de producción. Aunque la sostenibilidad no sea un valor central para tu marca, si la implementas poco a poco, conseguirás diferenciarte de tus competidores con facilidad.

  • Mayor utilidad

Hay que tener en cuenta el ciclo de vida útil del packaging. Es decir, ¿cuántos usos se le puede dar al envoltorio o caja antes de que deba reciclarse? El diseño inteligente y ecológicamente consciente permite crear no sólo artículos de mayor calidad, sino también de mayor utilidad y durabilidad. Esto se traduce en un inmenso ahorro energético y de recursos y, a la vez, tus clientes verán tus esfuerzos en materia de sostenibilidad.

 

En resumen, a pesar de que hay muchísimos tipos de embalajes que son eco-friendly, como, por ejemplo, las bolsas de tela, en lo que a transporte de mercancías se refiere, lo más pragmático son las cajas. Repensar el packaging es un muy buen punto de partida para conseguir la meta de realizar envíos sostenibles al 100%.

Además, el público valora cada vez más la sostenibilidad a la hora de decantarse por una marca sobre otra. Así que, ¡empieza ya a diferenciarte del resto y apuesta por el packaging sostenible! Tus esfuerzos no solo tendrán repercusiones positivas para el medio ambiente, también reportará mayores beneficios a tu marca.